Opinión

Perú: País dividido contra sí mismo

Jorge Chávez
Imágenes POR
Camilo Calderón
2021-06-21

Este es el balotaje más divisivo de los últimos veinte años. De un lado, Pedro Castillo de Perú Libre. Rondero y docente sindicalista, cholo, serrano, izquierdista, sin ningún nexo con ninguna élite y sin mayor preparación política. Del otro, Keiko Fujimori de Fuerza Popular. Hija y primera dama de Alberto Fujimori, política en su tercera elección, limeña, con una vida privilegiada, ultraderechista y con nexos con las élites de Lima. Un lápiz contra una K.

Y al redactar estas líneas el 15 de junio, con el 100% de actas procesadas y contabilizadas por la ONPE (ente que organiza las elecciones en Perú), Castillo obtuvo el 50.125% de votos y Keiko Fujimori con el 49.875%. La diferencia es de 44.058 votos. Pese a que las elecciones se realizaron el 6 de junio y Castillo es el presidente electo, aún no es proclamado así. Esto es porque un ejército de abogados blancos, limeños y de clase alta buscaron anular 802 mesas de sufragio a favor de Castillo (o sea, más de 200 mil votos). El costo de cada recurso de nulidad cuesta 1100 soles. Entonces, presentar estas nulidades en total implica gastar unos 800 mil soles (al cambio, más de 200 mil dólares) sin contar un costo similar por las apelaciones. Ronald Gamarra, asesor legal de Perú Libre, advirtió que esos recursos “tienen un carácter discriminatorio porque la mayoría de quienes se quiere arrebatar el voto son de zonas rurales”.

Eran, según información obtenida al 11 de junio, 771 pedidos de nulidad de actas, de los que 741 eran de Fuerza Popular. 165 entraron dentro del plazo legal (o sea, menos de 40 mil votos). Los jurados electorales especiales van declarando la mayoría de esas acciones como improcedentes y retrocedieron ante la idea de ampliar extraordinariamente el plazo de entrada a esas nulidades por presión popular. Entre los argumentos esgrimidos por estos abogados están afirmar que las firmas eran falsas al no ser exactamente iguales, lo que viene siendo desmentido por los mismos miembros de mesa, también sostener que un acta sin ningún voto para Keiko era fraude. Otro argumento risible fue afirmar que los miembros de mesa en varias mesas de sufragio en la sierra son parientes solo por apellidarse igual cuando no era el caso (y de serlo, no es suficiente para ser causal de nulidad). Pese a que en Lima eso pasó y lo celebraron como ejemplo de civismo. También eran rechazadas estas acciones cuando hubo casos donde intentaron usar una sola tasa judicial para hacer pasar muchas de estas acciones, cuando cada recurso de nulidad debe presentar su propio pago. Y al ir cayendo esos pedidos de nulidad, llegan a extremos como pedir una auditoría informática de las actas. O sugerir la idea de anular las elecciones aunque esa idea sea un imposible jurídico.

¿Por qué todo esto? Keiko buscaría librarse de su juicio por lavado de activos y organización criminal por el que piden para ella 30 años y 10 meses de cárcel. Y también buscaría debilitar al gobierno de Castillo con un fraude que no existe para quitarle legitimidad. Narrativa reforzada cuando Carlos Paredes, periodista y ex de Mechita Aráoz, dijo que el lápiz impugnó más de mil actas y que eso tenía un costo (ambas cosas eran falsas). Y para ello Keiko, incumpliendo su juramento de respetar los resultados electorales, impulsó marchas anticomunistas en el Campo de Marte (donde el vacunatorio contra el Covid19 fue cerrado) que usaban símbolos racistas y cuyo fin era “respetar el voto”, anulando los votos de Castillo. Marchas respondidas por otra en el centro de Lima para exigir que no se anulen los votos a Castillo y con la cual se celebró el keikino con dos representaciones de ratas y a ritmo de “Tiempo de Vals” de Chayanne (Keikino es una palabra que alude a la tercera derrota de Keiko que mezcla las palabras Keiko y “Kino” o quinceañero, fiesta para celebrar los quince años de una chica).

Castillo fue el oponente más fácil de Keiko. Fue percibido como improvisado por diversos analistas y parte del electorado pues recién el 21 de mayo presentó a su equipo técnico, lo cual abonaba aún más a la percepción de improvisación que tenía sumado a declaraciones penosas como las del electo congresista Guillermo Bermejo, quien dijo que no dejarían el poder con el perdón de todas las “pelotudeces democráticas”. El líder de su partido, Vladimir Cerrón, ha sido condenado por negociación incompatible durante su gestión como gobernador regional de Junín y Castillo nunca pudo deslindarse de forma convincente para todos. El plan de gobierno de Castillo debió ser rediseñado ya que el original fue considerado demasiado radical y de ultraizquierda. Ni se diga de sus errores como no querer presentar a su equipo técnico, o proponerle a Keiko debatir en el penal de Santa Mónica. Errores que pudieron haberle costado la elección y que explican los resultados tan ajustados que hay en estas elecciones.

Así las cosas, se sumaron muchos prejuicios racistas y clasistas al temor del posible cambio del modelo económico que hizo que muchos votantes limeños y de la costa norte, principalmente, se animaran asustados a votar por Keiko. En algunos casos cayendo en el ridículo: depositando su esperanza en videntes, culpando al resto del país por “no informarse” y ser “ignorante” mientras esgrimen discursitos aspiracionales, pensando en emigrar o enviar su dinero a paraísos fiscales (lo último en caso de los más adinerados). Votantes que ven con buenos ojos la idea de un fraude a favor de Keiko o un golpe de Estado.

Pese a todos sus errores Castillo tiene más votos que Keiko y todo indica que salvo algún golpe imprevisto será el próximo presidente del Perú.

Esta segunda vuelta desató lo peor de la sociedad peruana. Tan espantosa fue que tres integrantes del Tribunal de Honor del Pacto Ético Electoral renunciaron. Aquí algunos ejemplos del horror que se vivió en estas semanas:

  • El racismo y el clasismo contra los simpatizantes de Perú Libre desatados por el fujimorismo
  • Tiktokers e influencers alucinados con mensajes discriminatorios
  • Carteles anticomunistas que azuzaban el miedo sin que se diga quién los ideó y financió
  • El terruqueo (difamar a alguien acusándolo de terrorista) a toda la gente del lápiz intentando generalizar así en casos puntuales de algunas personas presuntamente vinculadas a Movadef o acusadas de ser parte de Sendero Luminoso (SL), aun cuando los naranjas tenían sus propios nexos con gente vinculada a SL
  • Y el “terruqueo” mutó al perruqueo cuando un hotel de mascotas rechazó a perros cuyos dueños sean “comunistas” (aun cuando eso para el fujimorismo incluya a centristas y derechistas que no voten por ella)

La máxima expresión del “terruqueo” a favor de Keiko Fujimori fue al intentar usar políticamente el asesinato de 16 personas en Vizcatán del Ene. Asesinato del que extrañamente los operadores políticos y mediáticos del fujimorismo tuvieron más información que la Policía o el Ministerio Público (en el que justo hubo volantes diciendo que quien vote por Keiko era un traidor, justo en una zona donde Castillo ganó en primera vuelta). Muchos acusaron de ese crimen a SL y buscaron exigirle explicaciones a Castillo (como si él fuera responsable de ello), cuando es más probable que fuera una acción a cargo de los narcoterroristas de Quispe Palomino o sicarios de identidad desconocida. Por supuesto, al no poder vincularse esto a Castillo, ese crimen horrendo dejó de tener cobertura mediática.

Y ahora la campaña de miedo a favor de Keiko emprendida como una masiva ofensiva multimediática a la que se plegaron casi todos los grandes medios de comunicación salvo excepciones y que incluyó:

  • Mensajes de SMS o llamadas telefónicas para votar por ella o hablando mal de Castillo
  • La polarización de chats familiares, amicales, o de promociones de secundaria o universidad, o incluso laborales en la cual muchos se creyeron parte de la policía del pensamiento
  • La creación del hashtag #PorMiFamilia en la que diversas personas creaban videos “espontáneos” en los que buscaban chantajear emocionalmente a las personas de votar por Keiko por el bien de sus familias
  • El reparto gratuito de “prensa chicha” que difamaba a Castillo con el diario Ampay Me Salvo
  • La aparición de multitud de fanpages de Facebook cuya publicidad naranja agresiva aparecía en los timelines de los usuarios de esta red social. Estrategia replicada en otros medios digitales
  • Videos virales cortos de Kenji Fujimori en los que decía disparates como que en caso Castillo gane subirá el precio de la cerveza, afirmar que los gamers ya no podrían comprar tarjetas gráficas como Dota 2 (videojuego que no requiere eso), o comparar al villano Cell de Dragon Ball Z con el comunismo
  • Convencer a las personas de tercera edad para que vayan a votar con una campaña de Jimmy Santi (cantante de nueva ola), exponiéndose al contagio de Covid 19. Y celebrar eso como un acto de civismo

Keiko también consiguió apoyo del gran empresariado y políticos de derecha como César Acuña, Rafael López Aliaga, Rafael Santos, Hernando de Soto o Alberto Beingolea, y de los antifujimoristas acérrimos como Mario Vargas Llosa o Pedro Cateriano a los que les ganó su derechismo. También de la mayoría de la selección peruana de fútbol y otros deportistas destacados, además de un montón de figuras de la farándula (lo que se dice, “Chollywood”) que le cedieron sus espacios incluso cuando debía haber silencio electoral.

Los medios en campaña se inclinaron hacia Keiko:

  • Despidieron a Clara Elvira Ospina como directora periodística de América Televisión y Canal N (del grupo El Comercio), y la reemplazaron por el ultraderechista Gilberto Hume quien parcializó tanto la línea periodística al grado de provocar una purga de periodistas
  • No dieron mayor cobertura cuando Keiko dijo que las esterilizaciones forzadas fueron “planificación familiar”
  • Amenazaron a la corresponsal del diario El País de España, Jacqueline Fowks
  • Un noticiero dejó de ser retransmitido en Huaraz
  • El periodista Beto Ortiz, conocido por haberse librado de un caso de pedofilia, arremetió contra Castillo diciendo que él representaría la toma del país por SL que colocaría cochebombas en las casas de la gente
  • Se filtró un chat grupal en el que se pedía que los periodistas de Canal N tomar las fuentes oficiales sobre la matanza en Vizcatán del Ene y les dijeron que era una “pérdida de tiempo” el debate sobre los culpables de esa masacre sin investigar más a profundidad
  • Burlaron el silencio electoral de los días viernes y sábado previos a la segunda vuelta con Keiko en programas de televisión basura como los de Magaly Medina y Esto Es Guerra. O con Gisela Valcárcel, conductora de televisión y visitante de la salita del SIN de Vladimiro Montesinos allá por el 2000, dándosela de economista e insultando a los votantes de Castillo

Y ahora la intimidación y la violencia:

  • Publicaciones en redes sociales que incluyeron despedir a la gente de sus empleos si votaban por Castillo, promover bonos para votar por Keiko, contratar a sicarios para matar a Castillo. Incluso un influencer naranja le dijo a sus seguidores que compraran armas en caso gane Castillo
  • Un mitin en Lima en el que Rafael López Aliaga amenazó de muerte a Castillo y Cerrón. Información que apenas recibió algo de cobertura cuando se le interpuso denuncia ante el Ministerio Público
  • El electo congresista Montoya (antiguo almirante que en su hora firmó el acta de sujeción a Vladimiro Montesinos) dijo que “promoverá una ley para que los partidos comunistas no puedan participar en contiendas electorales”
  • Obligaron al fiscal Pérez a pedir protección para su vida y la de su familia
  • Presentaron escritos para pedir que Perú Libre sea disuelto
  • Agredieron verbalmente a la candidata a vicepresidenta del lápiz, Dina Boluarte, durante el mismo día de las elecciones
  • Perturbaron la tranquilidad del presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Jorge Luis Salas Arenas, solo para buscar que los resultados de las elecciones favorezcan a Keiko

También hubo circo a pesar de que esa temporada en Perú empieza recién en julio. Los shows incluyeron:

  • La reconciliación de Keiko Fujimori con su hermano Kenji, quien no había pasado las dos semanas de recuperación del Covid19 que tenía, en el penal Santa Mónica donde armó un mitin. Show que no se creyó la mayoría del país
  • La reconciliación entre Keiko Fujimori y Álvaro Vargas Llosa, pretendiendo simbolizar que los Fujimori y los Vargas Llosa hicieron las paces tras décadas de enfrentamiento
  • Populismo puro y duro en el debate con Pedro Castillo ofreciendo bonos para todo sin explicar de dónde sacaría el dinero para ello además de que Keiko llamó a su contrincante como “Pedro tirapiedras” mientras hacía un show con una piedra que fue supuestamente usada para apedrear a alguien de su comitiva en Arequipa
  • Organizaron una marcha “por la democracia” que en realidad fue un motor show” de camionetas cuatro por cuatro y automóviles de alta gama, y una exhibición de clasismo asquerosa
  • Trajeron a Leopoldo López a despotricar contra Castillo y que ofendió al Perú diciendo que le cortaban su libre expresión cuando él vino acá sin tener visa y Cancillería se la dio al toque (ah, pero a Evo Morales le dijeron que no se meta en asuntos del Perú)
  • Intentaron usar una página web para recolectar datos de las personas prometiéndoles dinero del canon minero en caso gane Keiko
  • Advirtieron de un golpe de Estado a lo Pinochet y casi lo justificaron si Castillo gana la elección, lo que es un riesgo que a pesar de la declaración de las fuerzas armadas como no deliberantes subsiste de diferentes formas: como un forzamiento para que el JNE admita la anulación de 200 mil votos a favor de Castillo, o la dilatación de la proclamación de Castillo como presidente, o en caso de que Castillo asuma la presidencia intenten vacarlo de forma express del mismo modo que se hizo con Vizcarra

Tenemos ahora un país dividido contra sí mismo: con pitucos y blancos que sentían que el Perú era su chacra (o quienes se alucinan así pero son tan o más pobres y cholos que la mayoría) discriminando al resto del país, con algo que se rompió en el tejido social, con familiares, parejas, amigos y conocidos pensando mal o peleándose con el otro, ese que votó por la K o por el lápiz ahora que esto dejó de ser política y fue algo mucho más perverso y horrendo. 

Tenemos un presidente electo que aunque le arda decirlo a muchos por sus complejos y traumas, es improvisado, tiene dificultades para hablar, cholo, serrano, izquierdista, poco preparado académica y políticamente, que no está conectado con la “gentita” de Lima y que representa a todos los peruanos. Algo que muchos no quieren ver ni aceptar porque hacerlo implica verse al espejo y descubrir que tienen más en común con Pedro Castillo y sus defectos de lo que quisieran admitir en sus tristes vidas. 

Una cosa son los votantes de Keiko que estaban motivados solo por defender sus estilos de vida, su comodidad y su modelo económico. Otra son los que lo hicieron motivados por su clasismo y su racismo y que por sus miedos mandaron a rodar su dignidad al punto de que este último grupo decidió jugársela por Keiko, sabiendo lo que hizo en estos últimos cinco años y los delitos por los que la acusan. Que cada votante de Keiko no se engañe: al verse al espejo cada uno sabrá en el fondo por qué votó y a qué grupo pertenece.

Ese último grupo rabioso y discriminador perdió. Quiere ganar a la recontra mala y harán hasta lo imposible por ello, incluso querer torcer la voluntad popular, o desear que alguien dé un golpe de Estado, o que el Congreso siga obstruyendo al Perú. Y por eso es que esos clasistas y racistas merecen perder una, mil, un millón y una infinidad de veces que sean necesarias hasta que finalmente nos reconciliemos, hasta que nos entendamos entre peruanos y comprendamos que estamos hechos del mismo barro. Y que quien no tiene de inga, tiene de mandinga. Y que todos valemos lo mismo.

Así llegamos al Bicentenario.

Comparte este artículo

NO TE AHOGUES: SUMÉRGETE

Recibe el contenido más reciente de Laguna Negra directamente en tu bandeja de entrada registrándote aquí. Fácil, gratis, cero spam.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Patreon Logo

¿Te gusta lo que estás leyendo? Haz parte de nuestra comunidad de lectores Laguna Negra en Patreon y recibe contenidos adicionales, listas curadas y mucho más.

¡Quiero apoyar a Laguna Negra!

Te invitamos a leer: