Análisis

Una Rumania inédita

Cristian Moreno
Imágenes POR
2020-07-20

Transylvania es una peli de 2006, dirigida por Tony Gatlif. Describe los contratiempos de Zingarina (Asia Argento), una mujer apasionada y rebelde que va a Transilvania con su amiga Marie (Amira Casar) con el fin de encontrar al hombre que ama. Pero esta esperanza es breve y Zingarina se pierde en la embriaguez y la locura de una Rumania ebria y supersticiosa. En adelante sin objetivo, Zingarina se separa de su pasado y de la vampírica Marie, y se vincula de forma casi gratuita al enigmático Tchangalo (Birol Unel), un hombre sin lazos.

Y ahora sí, la reseña.

En la toma de la expectativa Zingarina lo besa, desesperada y alegre. Es el reencuentro esperado, soñado. No se separarán jamás; en la toma de la realidad Milan no entiende qué hace allí Zingarina. La rechaza. Ha hecho un viaje hasta el centro de Rumania buscando amor. Nada hay para ella en Transilvania; en la mitad de un patio de ropas Zingarina empieza el viaje de su vida. Así empieza.

En la toma de la expectativa, Tchangalo ha vuelto y Zingarina se ha ido. En su lugar dos ancianas tocan sus violonchelos. La ha perdido. En la toma de la realidad Zingarina, pecho al descubierto, sonríe al despertarse y ver Tchangalo. Así termina TranSylvania.

Sin embargo, la historia de amor no es entre hombre y mujer, es entre Zingarina y un país. El nudo de esta historia es un rudo y hermoso viaje por la Europa que no sale en las postales. La miseria, alegría, hambre y calidez de la Rumania rural que mendiga en la ventana del auto de Zingarina (una futura madre histérica y endemoniada); una Rumania que canta y baila sin cesar; una Rumania supersticiosa, atávica, en la que los osos escarban la basura de los barrios y los huérfanos corretean expertos entre grises plazas de mercado; una Rumania de bosques helados en la que un anciano dice tener setenta y cinco años y no haber visto nunca a ‘una gitana en una bicicleta’; una Rumania en la que un gitano llama estafador a un cura; una Rumania en la que no sabes qué idioma se habla y en la que fluyen Rusia, Hungría y los gitanos; una Rumania cuyas parteras son las tres brujas de Hamlet, armadas con un cuchillo.

Una Rumania en la que Birol Ünel (t o d o l o r i c o) fuma demasiados cigarrillos, contrata músicos locales y se embriaga en invierno él solito y, último pero no menos importante, una Rumania cuyos exorcismos exigen bañar en leche a Asia Argento.

Y ya, porque la peli de veras no va a ningún lado. Pero se goza el viaje.

Comparte este artículo

NO TE AHOGUES: SUMÉRGETE

Recibe el contenido más reciente de Laguna Negra directamente en tu bandeja de entrada registrándote aquí. Fácil, gratis, cero spam.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Patreon Logo

¿Te gusta lo que estás leyendo? Haz parte de nuestra comunidad de lectores Laguna Negra en Patreon y recibe contenidos adicionales, listas curadas y mucho más.

¡Quiero apoyar a Laguna Negra!

Te invitamos a leer: