Análisis

Nota sobre MOTHER!

Cristian Moreno
Imágenes POR
Invitados LN
2020-07-28

Y esta maratón de violencia procrastinadora (me vi 10 películas en cuatro días para evitar un trabajo), acaba, o al menos se interrumpe indefinidamente, con una pesadilla de Aronofsky.

Mother! es una peli de "horror psicológico" que explota en secuencia onírica el motivo más viejo del arte occidental (Canta, oh diosa, la cólera del Pelida Aquiles bla bla bla): la relación entre musa y artista. Motivo que ha sido llevado por Aronofsky al límite en que lo pagano y lo bíblico se alternan sin cesar en una especie de ciclo posmoderno de pesadilla. Tiene que abonársele a Aronofsky que construyó una perfecta pesadilla, y no porque reproduzca el viejo motivo occidental hasta el puto asco, sino porque lo reinventa: las secuencias, las transiciones entre habitaciones y todo el trabajo (que yo supongo es de edición porque la verdad no sé un culo de cine) obedecen a esa lógica frita de ciertos sueños: sabes dónde estás y aún así eres un extranjero en tu propia mente, cuando sales de un cuarto entras a otro que debería estar en el tercer piso y no ahí, a la salida de la cocina etc.

En Mother!, la pobre Jennifer Lawrence es maltratada durante hora y media de forma ininterrumpida: es una peli enferma y grotesca que desvaría sin cesar. Su delirio tiene la fuerza de los mitos y la brutalidad del amor incondicional. La peli intenta mofarse del motivo musa/artista sin ser suficientemente decidida para, por fin, darle final a semejante motivo tan anticuado. Por lo que me comentó la persona que me la recomendó, ella cree que Lawrence es la Madre Naturaleza y Bardem el hombre (así como del que hablan en general los filósofos), lo cual hace la película una suerte de trama místico-simbólico-arquetípica inmamable allà Jung. Yo, más centrado y gran lector de Wikipedia voy a citar la crítica más precisa que leí, de un tal Rex Reed:

...even nuttier than the film itself...they all insist Mother! is a metaphor for something, altough they are not quite sure what it is.

Creo que Aronofsky ha vertido todo su malestar de artista en la cara de los espectadores, sin pausa y sin remordimientos. Algo, si no todo, de ese vómito de artista se ha colado en las grietas por las que nos entra la luz hasta alcanzar nuestro cerebro, y ello ha ocurrido porque como la musa hemos, minuto a minuto sentados viendo esa mierda, permitido que eso pase.

Qué hijueputa horror.

Comparte este artículo

NO TE AHOGUES: SUMÉRGETE

Recibe el contenido más reciente de Laguna Negra directamente en tu bandeja de entrada registrándote aquí. Fácil, gratis, cero spam.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Patreon Logo

¿Te gusta lo que estás leyendo? Haz parte de nuestra comunidad de lectores Laguna Negra en Patreon y recibe contenidos adicionales, listas curadas y mucho más.

¡Quiero apoyar a Laguna Negra!

Te invitamos a leer: