Opinión

Lo que golpeó y sigue golpeando al Perú

Jorge Chávez
Imágenes POR
Camilo Calderón
2021-02-11

Cuando vi la noche del 26 de enero de este año el anuncio del presidente Sagasti que se venía la cuarentena focalizada a Lima y otras regiones, no me sorprendió. Fue un bombazo, sí, pero lo veía venir. Desde hace semanas sabíamos que no había camas UCI y si había más muertos al chequear Facebook o Twitter en el celular, ver portadas de diarios en el kiosco del barrio, o escuchar de volada las noticias por radio o tele al hacer zapping, o al charlar con alguien más. La segunda ola de Covid19 ya llegó y está de miedo. ¿Por qué? Varias razones.

Perú ha sido la “estrella del crecimiento económico” en Latinoamérica desde 2001. Por eso hubo bonos familiares y paquetes de reactivación económica para varias empresas. Solo que nadie invirtió en el sistema de salud pese a que había plata. ¿Qué significa en cristiano? No hay camas UCI en los hospitales ¹, la gente está angustiada por el familiar sin oxígeno, llegan variantes de este virus que son más contagiosas, y los muertos van subiendo.

También está la economía del peruano de a pie. El Perú crece, sí. ¿Cómo crece? Con 71% de peruanos trabajando del diario o en economía informal. ¿Y eso qué significa? Que la mayoría de peruanos salieron y siguen saliendo a trabajar. En pan-de-mia. O sea, aglomerarse. Sin medidas de bioseguridad. Generando focos infecciosos. Y que SUNAFIL (el ente fiscalizador en lo laboral en Perú) no tenga todos los medios para hacer cumplir su papel, no ayuda.

¿Puede ser peor? Sí. ¿Por qué? La “viveza criolla” del peruano. O sea, buscar beneficios para uno o los suyos burlando las reglas a costa del bien común. ¿Eso cómo lo vemos? Al caminar por las calles de Trujillo (o cualquier ciudad peruana) siempre habrá al menos uno que no usa mascarilla o la usa mal. O gente en reuniones o juergas. Esas, las de Navidad y Año Nuevo. Las que aumentaron la curva de muertos. Incluso las autoridades incumplen. ¿Fiscalizan estas reuniones? Muchas veces, no. ¿A cambio de qué? Sería bueno saber. ¿Una anécdota? El alcalde de Trujillo, José Ruiz, de APP (uno de los partidos golpistas del 9 de noviembre), fue a tres reuniones sociales tanto el año pasado ² como este año ³.

¿Ya todo eso era digno de una pesadilla con Freddy Krueger? La crisis política de noviembre de 2020 empeoró todo. Aún más. Bueno, la llamamos de noviembre porque allí se vio la vacancia a Vizcarra, pero tenía más tiempo. Retrocedamos unos meses antes para entender mejor. 

Ya había algo de eso cuando Merino, entonces presidente del Congreso, invitó al entonces presidente del Consejo de Ministros Zeballos para exponer la política de gobierno. Presencialmente y obviando el concepto distancia social en mayo de 2020 en pandemia. Y un signo más claro fue la censura al gabinete Cateriano en agosto de 2020 . Ese gabinete podría ser criticable por ser proempresarial pero nunca en el Perú ocurrió que un gabinete sea censurado antes de que se ponga a trabajar. Nun-ca. Y más en pandemia.

Luego vino el primer intento de vacancia en base al caso Swing. Del 10 al 18 de setiembre el Congreso tuvo al Perú en vilo. Al final, no prosperó . Pero ya olieron la sangre. En octubre veíamos en pantalla a Vizcarra yendo a cada programa televisivo del domingo por la noche a desmentir acusaciones de corrupción cuando él fue gobernador de Moquegua. Sazonadas con musiquita impactante para hacerlo lucir como el villano de la película. Ah, pero sin pruebas sólidas, eso sí.

Y al final, vino lo que vimos el 9 de noviembre. Ahora, ¿cómo es que el golpe disfrazado de vacancia express en Perú retrasó la compra de las vacunas? El truco está en la fecha. Del 9 de noviembre del año pasado. Y duró hasta el 16 de noviembre en que Sagasti finalmente asumió como presidente constitucional del Perú. 

Pasa que esos días cerraron sus tratos para comprar la vacuna Argentina (el 6), Chile (el 8), Uruguay (el 10), Colombia (el 11). Esa fue LA SEMANA CLAVE. Es decir, claro que Vizcarra y sus ministros pudieron haber cometido fallas que deberían saberse. Pero no se puede con un Congreso que huele a sangre, genera caos por meses, busca y logra dar un golpe disfrazado de vacancia justo en esos días.

Se había anunciado que llegaría la vacuna en enero. Vendrá en febrero por temas burocráticos. Y solo para la gente en primera línea (personal médico, policial, militar, etc.). En teoría, para septiembre habrá una vacunación masiva. En la práctica, falta asegurar la fecha exacta y vencer la resistencia de 48% de peruanos que ahora no quieren vacunarse

Tendremos cuarentena en Lima y otras regiones que están a nivel extremo. El resto de regiones está en nivel alto o muy alto. La curva sigue creciendo. Con ella, los muertos. Y las escenas horribles de gente desesperada dispuesta incluso a vender su casa por salvar a sus familiares . Sí, está así de horrible. 

No pinta nada bien. Y todo indica que seguirá empeorando. Ojalá no sea el caso.

_______________________________________________________________________________________

Notas:

  1. Apenas había 100 camas UCI. Llegamos a 1800 entre julio y agosto de 2020, según Jesús Valverde, presidente de la Asociación Peruana de Medicina Intensiva. También dijo que debíamos tener al menos 3200. [Link]
  2. Tanto en marzo y noviembre de 2020. [Link]
  3. Y en enero de este año. [Link]

Comparte este artículo

NO TE AHOGUES: SUMÉRGETE

Recibe el contenido más reciente de Laguna Negra directamente en tu bandeja de entrada registrándote aquí. Fácil, gratis, cero spam.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Patreon Logo

¿Te gusta lo que estás leyendo? Haz parte de nuestra comunidad de lectores Laguna Negra en Patreon y recibe contenidos adicionales, listas curadas y mucho más.

¡Quiero apoyar a Laguna Negra!

Te invitamos a leer: