Opinión

Pequeñeces

Cristian Moreno
Imágenes POR
Marcia Díaz
2020-08-22
Que el hombre, volviendo en sí, considere lo que él es en comparación con lo que es; que se vea a sí mismo como perdido, y que, desde esa pequeña celda en la que se encuentra alojado, quiero decir el universo, aprenda a estimar la tierra, los reinos, las ciudades, las casas y a sí mismo, en su justo valor.  —  Blaise Pascal

¿Qué hacía ahí? De inmediato, y por efecto del síndrome 'no pensar por sí mismo' que afecta a los que estudiaron humanidades, pensé en el horror cosmológico que Pascal convierte en una lección de humildad (teórica también). Ustedes perdonarán el largo pasaje, les juro que vale la pena (no por lo que yo vaya a decir del pasaje sino porque Pascal es La Verga):

¿Quién no admirará que nuestro cuerpo que no hace mucho era perceptible en el universo, imperceptible él mismo en el seno del todo, sea ahora un coloso, un mundo, o más bien un todo respecto de la nada a donde no se puede llegar? Quien se considere de esta manera se asustará a sí mismo y, viéndose sostenido en la masa que la naturaleza le ha dado, entre los dos abismos del infinito y la nada, temblará a la vista de tales maravillas; y yo creo que, transformada en admiración su curiosidad, estará más dispuesto a contemplarlas en silencio que a buscarlas con presunción.
Porque al fin ¿qué es el hombre en la naturaleza? Una nada frente al infinito, un todo frente a la nada, un medio entre nada y todo, infinitamente alejado de la comprensión de los extremos. El fin de las cosas y sus principios están para él invenciblemente escondidos en un secreto impenetrable. (Pensamientos, p. 77)

Ahora sí. ¿Qué hacía ahí? No tenía cinco milímetros de largo, de rojo intenso y culo oscuro  y caminaba sobre el libro, luego sobre mi mano. Llevaba afán. Recordé unas hormigas en un paseo despresando el cadáver de algún bicho que pisé saliendo de la piscina, lo rápidas y efectivas. Cuando terminaron no quedó rastro de haber yo pisado algo (material visual de calidad, pensé: supera con creces horas y horas de tediosa y ofensiva televisión nacional);  no va hacia ningún lado esta hormiga sobre el libro, pensé, pues sin su colonia en qué sentido una hormiga es una hormiga. Pausé la lectura y le ofrecí mis brazos a los que se montó de prisa, siempre tanteando el terreno. Fueron 20 minutos en ese bus en que repitió el circuito dedos-antebrazo-hombro; los vellos de mis brazos no fueron un obstáculo serio a la velocidad. Se quería bajar de mi, yo también me quería bajar del bus.

Fue una extraña oportunidad para recorrer yo mismo los poros amplios de los dedos, las arrugas en relieve de los nudillos, los montículos alargados de las venas simulando cordilleras, el suave valle cuyo centro es un lunar hereditario. Me preguntaba si su carrera por mis brazos iba a dejar algún rastro perceptible e intenté concentrarme a ver si sentía alguna especie de cosquilla, pero nada. Para bajarme del bus la puse en la mano derecha y casi me voy de jeta porque no me agarré al frenar el bus, me pasé al separador y la dejé con cuidado sobre la corteza de un árbol.

Cité a Pascal porque pensé en Pascal ese día, pero ya no sé exactamente por qué. Debió ser por eso de los dos abismos: yo metido en un bus, el bus metido en una calle la calle en una cuadra, la cuadra en la puta ciudad inmensa en un país en una planeta en un sistema planetario en una espiral de la Vía Láctea y la hormiga sobre mi brazo ahí, quizá esperando bajarse conmigo del bus, quizá buscando una colonia, quizá... Qué sé yo: mis brazos ofrecidos, siendo su geografía. Yo, sostenido por la masa que la naturaleza me ha dado en medio de los abismos del infinito y la nada, y la hormiga, a la que seguro le baleberga Pascal, perdiéndose sobre una corteza de árbol.

Seguro por el roce de algo o por sugestión, más tarde, sentí una cosquillita en un brazo.

Comparte este artículo

NO TE AHOGUES: SUMÉRGETE

Recibe el contenido más reciente de Laguna Negra directamente en tu bandeja de entrada registrándote aquí. Fácil, gratis, cero spam.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Patreon Logo

¿Te gusta lo que estás leyendo? Haz parte de nuestra comunidad de lectores Laguna Negra en Patreon y recibe contenidos adicionales, listas curadas y mucho más.

¡Quiero apoyar a Laguna Negra!

Te invitamos a leer: